¿Cómo atraer más dinero?

Sí, a veces nos encontramos en situaciones en las que nos hace falta más dinero y entonces nos preguntamos ¿Cómo atraer más dinero? ¿Cómo conseguir más dinero? y/o ¿Cómo ganar más dinero?

Lo cierto es que la mayoría de personas piensan que la única manera de tener más dinero es trabajando más o gastando menos. Y no es que no tengan razón del todo… Pero se les olvida que hay una parte en ese esfuerzo por tener una mejor economía que no se soluciona solamente con ganar más dinero, recortar tus gastos o trabajar más.

Hay una parte, una gran parte que tiene que ver con tu relación con el dinero. En cómo lo ves y cómo te afecta. En cómo lo tratas y en cómo lo alejas o acercas a ti. Y sí, vale… Es posible que creas que esto es todo una tontería. Pero si dejas de pensar en el dinero como en una cosa material y empiezas a pensar en él como una energía te darás cuenta de qué tu actitud, pensamientos y energía pueden tener mucho que ver en la situación económica en la que te encuentras ahora mismo.

Existen en el mundo muchos tipos de economías y personas. Es muy frecuente ver a personas que no son ric@s y que sin embargo, tienen una vida llena de abundancia. Hay una frase que dice algo como: «No es más feliz el que más tiene sino el que menos necesita» y en parte, es cierto. Existen en el mundo algunas personas que podríamos considerar «ric@s» porque tienen todo lo que podrían desear y sin embargo, no se consideran abundantes. No consideran que estén satisfechos con su vida ni con la situación económica que manejan por mucho dinero que tengan.

Tener más dinero, no te hace más feliz.

Sí, es cierto que ayuda un montón el tener dinero de más. Poder conseguir tener y hacer lo que quieras sin preocuparte de cuándo se acabará. Pero lo cierto es que eso no está en tener más dinero sino en tu idea de lo que el dinero representa.

Por eso, decidí crear esta saga de post sobre el dinero y la economía consciente para ayudar a otros a cambiar su relación con el dinero y así poder alcanzar una vibración más alta y una relación con la energía del dinero que no les haga tener que preocuparse más por él.

Te cuento un poco de mi historia:

Desde pequeña hay dos frases que se grabaron en mi memoria, una es: «Eso no se puede» y la otra es: «Somos pobres». Durante mucho tiempo yo estuve batallando con el dinero. Haciendo maniobras para llegar a final de mes y teniendo que pedir créditos y ayudas para poder subsistir. Llegué a tener varios meses el alquiler sin pagar y teniendo que contar cada céntimo de euro que entraba y salía de casa.

«Eso no se puede» era lo que mi familia me decía cada vez que pedía algo y no me lo daban. Supongo que hicieron lo que pudieron con la situación que tenían. Lo cierto es que yo no podía tener cosas que quería. (Estamos hablando de tonterías como una magdalena de una tienda o un caramelo). Sin embargo, mis padres fumaban ambos 4 paquetes de tabaco cada uno, salían con sus amigos y siempre tenían una mejor moto, coche o ropa. Yo siempre iba con el mismo chándal a clase durante meses hasta que se rompía y hasta tuve que ser reñida por mis profesores por la ropa que usaba.

Sin embargo, cuando sí podía tener lo que quería, como un televisor por mi cumpleaños o una viaje de fin de curso o ir a una acampada, siempre había problemas de dinero en casa que yo atribuía a mis peticiones. Jamás me explicaron que la economía familia fluctua y que a veces se pueden comprar cosas y a veces no, que a veces hay que esperar un tiempo para tener algo y que otras veces, sencillamente es preferible comer y tener un lugar donde refugiarse que tener un capricho (sí, mis padres son horribles con el dinero, una es una ahorradora y el otro es un derrochador… un drama familiar a nivel económico, qué te digo…)

Toda esa situación me hizo pensar que el estado de carencia era el límite que podía alcanzar y que nada estaba a mi alcance porque no podía acceder a ello por mi misma. Y de ahí viene la siguiente frase.

«Somos pobres» y no… Nunca fuimos pobres. Tuvimos problemas económicos porque mis padres no tenían un trabajo estable, mi padre era trabajador por cuenta propia en un tipo de negocio complicado y mi madre, aparte de ama de casa, era una trabajadora temporal del campo o de la limpieza que enfermó desde que yo tenía 7 años y ya no pudo prácticamente trabajar en nada que no fuera en el negocio de mi padre por su enfermedad.

Sin embargo, hace unos años me encontré a mi misma diciendo esta frase cuando tenía una casa (con hipoteca pero que se ha pagado religiosamente siempre sin faltar una cuota), gastos comunes, comida, ropa y otros caprichos varios más que cubiertos.

¡NO era pobre, no éramos pobres!

Sin embargo, yo me sentía así por la situación financiera que había experimentado desde pequeña. Así que si te encuentras en una situación parecida a la mía, donde desde pequeñ@ sientes que tu situación económica no es estable, que necesitas más dinero para vivir y que nunca tienes suficiente o sientes que no te alcanza. Te invito a que sigas leyendo este post…

Lo primero que te tengo que decir es que tener o no más dinero es una cuestión de actitud y de convencimiento. ¿Qué sientes cuando tu empresa te da tu salario? ¿Y cuando un cliente te paga? ¿Sientes alivio, alegría o sorpresa? Por el contrario, ¿Qué sientes cuando tienes que pagar algo? o cuando le das dinero a alguien, por ejemplo, cuando pagas en el supermercado. ¿Sientes que es todo muy caro? ¿Qué no merece la pena el esfuerzo que pones al ganar el dinero para luego gastarlo enseguida? Y cuando alguien te pide dinero o le das dinero a alguien ¿Qué piensas? Todas estas preguntas son muy emocionantes de observar. En el próximo post te voy a enseñar cómo hacer una plantilla para evaluar tu relación con el dinero, pero para que te vayas preparando te diré que es muy posible que tu relación con el dinero sea mala.

No hace falta que lo odies ni que le tengas miedo, solo que en tu subconsciente te han convencido de que tú y el dinero os lleváis mal. Pasa con otras energías como el amor, el dolor o el sufrimiento. Pero lo cierto, es que la mala relación con el dinero es de las que más se notan en una persona.

Para ir abriendo boca a esta serie de post sobre economía consciente, te voy a dejar un truco o ejercicio para que empieces a mejorar tu relación con el dinero. Al mejorar la relación con el dinero, este vendrá a ti de forma inesperada. Serás más consciente de cómo usarlo y recibirlo (que no gastarlo y cogerlo, que son palabras despectivas que no vamos a usar nunca más) y de si verdaderamente necesitas más dinero o si lo que necesitas es darle el lugar que se merece.

Comenzando por este post, te dejo una técnica de las que funcionan (a mi me han funcionado perfectamente) para empezar a tener una mejor relación con el dinero. Podrás cambiar tu vibración y así poder disponer de una mayor abundancia a nivel económico (que no más dinero como ya te conté antes) y que es muy fácil de seguir.

    1. Ve a tu cartera, bolso o monedero. Al lugar donde tienes dinero ahora mismo. Míralo y piensa de dónde vino ese dinero. Recuerda quién te lo dio y por qué (si fue el cambio al comprar en una tienda, alguien te lo dio o lo sacaste de tu cuenta del banco o de casa). Ahora, cierra los ojos y dale las gracias a todas las personas y situaciones que hicieron que ese dinero estuviera en tu poder. Y comprométete a darle el uso necesario para que ese dinero siga su camino. La próxima vez que vayas a algún sitio y tengas que usar el dinero de tu cartera, monedero o bolso, para por un instante y piensa en lo mucho que te ayudó ese dinero a conseguir algo que querías o a pagar algo que necesitabas. Dale las gracias y déjalo ir…

¿Qué te parece si haces este truco durante unos días y me cuentas como te sentiste?

Espero que te haya gustado esta pequeña porción sobre economía consciente. En el próximo post te contaré como evaluar tu relación con el dinero para saber en qué estado se encuentra, así que no te lo pierdas… Mientras tanto, si tienes dudas o quieres contarme qué tal te fue, puedes dejarme un comentario abajo. Gracias por estar aquí compartiendo el mismo universo conmigo.

¡Nos vemos en el siguiente post, te espero!

Acerca de Selenne Moon

¡Bienvenid@! Me gustaría que te sintieras como en casa, así que pasa, ponte cómod@ y disfruta del contenido. Aquí encontrarás mucha info que sólo intenta motivarte, ayudarte, apoyarte y hacerte sentir mejor en todos los niveles. Vamos a intentar entre tú y yo que puedas vibrar más alto, con más fuerza, y que así, puedas vivir esta vida de una manera más cómoda y feliz. No olvides, que no estás sol@: yo y el resto estamos protegiéndote y ayudándote en el camino. Mil gracias por compartir estos momentos conmigo y con el resto. ¡GRACIAS!

Hula! ¿Por qué no me dejas un comentario?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: