¿Cómo organizar tus finanzas con un Kakebo?

Si la semana pasada hablamos de cómo un kakebo puede ayudarte a mejorar tus finanzas, esta semana vamos a ver ¿Cómo organizar tus finanzas con un Kakebo?

No es nada difícil usar un kakebo. Pero, si nunca has tenido control sobre tus finanzas, puede que al principio resulte un poco difícil acostumbrarse a trabajar con él.

Existen Kakebos físicos (en papel) que puedes comprar en diferentes librerías y papelerías y que son fáciles a la hora de trabajar con ellos. Aunque no es necesario gastarse dinero en un kakebo, tú mism@ puedes hacerte con uno, ya sea por medio de una app, en formatos excel, word o en papel normal y corriente.

Reconozco que yo suelo utilizar el papel porque me es más cómodo y soy más consciente de las compras así, pero es posible que a ti te vaya mejor con cualquier otra herramienta. Aquí lo importante es que uses la que mejor se adapta a ti.

Por si te apetece hacerte un kakebo tu mism@ y no sabes por dónde empezar te voy a contar las partes principales de mi Kakebo para que las uses de guía.

Mi Kakebo se cuenta en plazos de 1 año gregoriano. O sea, empiezan el 1 de enero de 20xx y acaban el 31 de diciembre de 20xx. Pero si tu sistema es distinto, puedes hacerlo del plazo que mejor se adapte a ti.

Para ello yo uso 4 plantillas, entendiendo que en España el pago del salario es mensual. Si en tu caso, la situación varía por que tu pago es semanal o cada 15 días, puedes adaptarlo a como mejor te convenga.

Dentro de las plantillas que podemos usar, están las siguientes:

  • Plantilla Anual:
    • Se actualiza a final de mes (en el caso de pagos mensuales de salario, o si tu calendario coincide con el gregoriano mensual… ). En esta plantilla anotamos el total de los ingresos y los gastos desglosados por aquellos de mayor consumo. Por ejemplo: Los ingresos podrían ser tu nómina o salario mensual y los gastos podrían catalogarse en comida, gastos del hogar, suministros, transporte, ahorro y otros. Aunque el ahorro no es una gasto sino un fondo, puedes ponerlo para ver la diferencia entre lo que ganaste y lo que gastaste. Aunque también puedes ponerlo aparte para diferenciar entre lo que ganaste, lo que gastaste y lo que ahorraste.
    • Al final, tendrás en la última casilla lo que has ahorrado o te ha sobrado ese mes (también ponemos si estamos en número rojos, por supuesto).
  • Plantilla Mensual:
    • Se rellena al principio y al final de cada mes. Al principio anotamos el salario o sueldo. Luego, cuando se ha acabado el mes, escribimos el total de gasto, el total de ahorro y añadimos al salario, otros posibles ingresos del tipo que sean. Debe existir una casilla de total para saber si nos sobró dinero (aunque esté en ahorro) o no faltó (y lo cogeríamos de ahorro, obviamente).
  • Plantilla Semanal:
    • En ella se agrupan todos los gastos semanales por categorías: Comida, productos de higiene, productos de limpieza, medicamentos, gastos del hogar, gastos de transporte, regalos, vestimenta, ocio, mascotas, donaciones, etc…  Las categorías son al gusto, pero es importante que la agrupación esté bien hecha. Yo te recomiendo que no pongas más de 10 a 12 categorías y que sean muy diferenciadas y definidas.
  • Plantilla diaria:
    • En esta plantilla anotaremos cada movimiento, por pequeño que sea, de nuestras finanzas. Es importante guardar bien los tickets, facturas y documentos que acrediten cambios en tu economía. También revisar el extracto bancario a menudo para corroborar que ninguna anotación quede sin anotar.
    • Las anotaciones no se hacen como en un libro de contabilidad, se utilizan las categorías o etiquetas de las que te hablaba en el apartado anterior. Comprar fruta, arroz, gambas o pan irían dentro de la categoría de comida. Si has salido a comer fuera de casa (o te han traído comida a domicilio) puedes ponerla en ocio o en comida, pero siempre debes categorizar los gastos.
    • Como te decía, las categorías en esta parte son muy importantes porque de ellas parte la idea de todo Kakebo. Aunque en el próximo post te contaré más sobre ello, imagina que cada mes ves como tu dinero desaparece y no llegas a final de mes… Resulta que al anotar todos los datos, pasarlos a categorías y agruparlos te das cuenta de que estás pagando demasiado por tus llamadas de teléfono, bono de transporte o en comida. Cuando somos conscientes de en qué gastamos nuestro dinero, empezamos a equilibrar mejor nuestras compras y nuestros gastos.

Como te decía en el post anterior: La idea del Kakebo es tener plena consciencia de a dónde va tu dinero. Así podemos evitar esos pequeños (o grandes) gastos que nos impiden ahorrar y tener una vida plena con el sueldo o retribución que recibimos.

Espero que te haya gustado esta pequeña porción sobre economía consciente. En el próximo post te contaré cómo puedes mejorar tus finanzas gracias al Kakebo con ejemplos prácticos, así que no te lo pierdas… Mientras tanto, si tienes dudas o quieres contarme qué tal te fue, puedes dejarme un comentario abajo. Gracias por estar aquí compartiendo el mismo universo conmigo.

¡Nos vemos en el siguiente post, te espero!

Acerca de Selenne Moon

¡Bienvenid@! Me gustaría que te sintieras como en casa, así que pasa, ponte cómod@ y disfruta del contenido. Aquí encontrarás mucha info que sólo intenta motivarte, ayudarte, apoyarte y hacerte sentir mejor en todos los niveles. Vamos a intentar entre tú y yo que puedas vibrar más alto, con más fuerza, y que así, puedas vivir esta vida de una manera más cómoda y feliz. No olvides, que no estás sol@: yo y el resto estamos protegiéndote y ayudándote en el camino. Mil gracias por compartir estos momentos conmigo y con el resto. ¡GRACIAS!

Hula! ¿Por qué no me dejas un comentario?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: